Paisajes culturales. El patrimonio como recurso básico para un nuevo modelo de desarrollo

Joaquín Sabaté Bel
Texto completo: PDF

Resumen


Índice
  1. Proveer la ciudad de cemento. La fábrica asland, en el clot del moro.
  2. Los años del carbón. La colonia minera de Sant Corneli.
  3. El río domesticado. El pantano de la Baells.
  4. Los años de las colonias industriales. El parque fluvial.
  5. Los primeros trabajos del río. La acequia de Manresa.
  6. Del excedente agrario a la industria. La viña.
  7. Los caminos de hierro. Ferrocarriles y funiculares.
  8. La conquista del delta. Los canales del parque agrario.
Resumen

Si bien la mayor parte de los planes de ordenación del siglo XX hicieron hincapié en la dinámica poblacional y en el desarrollo industrial, en el siglo XXI las propuestas de ordenación territorial de mayor interés estarán basadas en un nuevo binomio: naturaleza y cultura. De dicho convencimiento arrancó una exploración conjunta de diversos investigadores del MIT y la UPC acerca de los paisajes culturales y de la figura de los parques patrimoniales.

Un paisaje cultural es un ámbito geográfico asociado a un evento, a una actividad o a un personaje histórico, y que contiene, por tanto, valores estéticos y culturales. El proyecto de un parque patrimonial implica garantizar en un determinado paisaje cultural la preservación de sus recursos patrimoniales y, al mismo tiempo, ponerlos al servicio de la reactivación económica de la región. Del mismo modo que las ciudades juegan un papel crecientemente importante en la era de la información, muchos espacios asumen un protagonismo cada vez más relevante como lugares comunicativos.

El análisis de numerosos ejemplos en Europa y América nos muestra cómo lugares y acontecimientos pueden resultar extremadamente significativos, cómo la preservación no va dirigida exclusivamente a una elite intelectual, y cómo el desarrollo basado en el patrimonio demuestra ser a la vez un buen negocio. Del análisis de los más significativos de estos proyectos podríamos empezar a destacar unas primeras conclusiones: la gestión inteligente de los recursos patrimoniales está suponiendo en diversos territorios uno de los factores clave para su desarrollo económico, porque atrae turismo e inversiones, genera actividades y puestos de trabajo; pero, muy fundamentalmente, porque refuerza la autoestima de la comunidad.

Todos ellos contemplan algunas premisas básicas: identificar los recursos de mayor interés y ofrecer una interpretación estructurada y atractiva de los mismos; narrar una historia, capaz de atraer visitas e inversiones, de descubrir oportunidades de actividad y áreas de proyecto, de situar el territorio en condiciones de iniciar un nuevo impulso de desarrollo económico. Por medio de todas estas iniciativas se trata de cohesionar los recursos culturales a partir de una idea-fuerza territorial; de dotar de estructura, de verificarla desde ensayos propositivos; de construir una hipótesis de interpretación de un episodio relevante, y de adelantar criterios para la ordenación de un territorio, a fin de llevar a cabo un a gestión coherente de aquellos recursos.

El análisis ha permitido deducir algunas lecciones relevantes, que se recogen en este artículo y fueron aplicadas al proyecto del eje patrimonial del río Llobregat, con el que se pretende potenciar el desarrollo equilibrado de un extenso territorio dotando de valor a sus recursos patrimoniales. En esencia, se trata de atraer actividades; de fomentar particularmente un turismo cultural, respetuoso con los valores de aquel territorio, y, por encima de todo, de reforzar la autoestima de sus residentes.

Frente a una nueva e imposible industrialización, a la opción de un turismo de masas, o a la abusiva implantación de parques temáticos, la apuesta por revalorizar los recursos patrimoniales propios puede suponer un modelo económicamente más viable, ambientalmente más sostenible y atento a la identidad de cada territorio, y socialmente más justo.


Abstract

Whilst the majority of 20th-century town planning programmes placed special emphasis on population dynamics and industrial development, in the 21st century, the most interesting town planning proposals will be based on a new pairing: nature and culture.This conviction has led several MIT and UPC researchers to begin a joint exploration of cultural landscapes and the concept of heritage parks.

A cultural landscape is a geographical area associated to a historical event, activity or figure, which therefore possesses aesthetic and cultural values. The creation of a heritage park involves guaranteeing the conservation of the heritage resources of a particular cultural landscape, whilst also using them to reactivate the region in economic terms. Just as cities are coming to play an ever more important role in the information era, many spaces are taking on an ever more important role as communicative areas.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2017 Urban

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.