Elementos vegetales: proyectar para la incertidumbre

Marta Nieto Bedoya
Texto completo: PDF

Resumen


Es cierto que la incertidumbre nos atenaza a la hora de proyectar. Y esa inquietud se agranda cuando la materia viva se nos ofrece generosa y múltiple para ser empleada. Por ello son tan pocos los profesionales que han podido emplear mucho tiempo y sentido común para conocer la amplitud de los aspectos a tener en cuenta y la modestia para estar siempre observando y aprendiendo de la naturaleza.

A Leandro Silva (1930 Salto, Uruguay - 2000 Segovia, España) se le puede imaginar como un pionero del paisajismo en nuestro país tras la estela de Xavier de Winthuysen. Su proceso de elaboración de proyectos se basa en la experiencia, una cierta soledad y la necesidad de abarcar el estudio del sitio, la representación de la idea y la puesta en obra.

Leandro Silva poseía estudios iniciales de arquitectura y de pintura que a partir de 1954 quedan complementados con su vocación paisajista. En 1955 hace su primer jardín en Salto, viaja a Brasil en 1957 donde colaboró con Burle Marx. Estudió a partir de 1961 en la Escuela Superior de Paisaje de Versalles impartiendo clases posteriormente. A partir de 1964 comienza a trabajar con el paisajista francés R. Joff et exdirector del Servicio de parques y jardines del Ayuntamiento de París, iniciando así una trayectoria profesional a escala internacional. Trabajó en proyectos de parques y jardines de propiedad privada y estatal, así como en la restauración del Real Jardín Botánico de Madrid.

Estos datos previos nos muestran a un profesional interesado en el paisaje rural de su país y estudioso de las características del paisaje local de sus proyectos. El hecho de haber trabajado con Burle Marx le puso en contacto con la riqueza botánica de Brasil y su estancia durante 30 años en España le permitió conocer y admirar los jardines hispano-árabes cuya vegetación de cipreses, mirtos, boj y rosales valoró y utilizó en sus proyectos.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.