Bolonia y la buena práctica de las prácticas

Javier García Delgado
Texto completo: PDF

Resumen


A propósito de la implantación del controvertido “plan Bolonia” se están difundiendo algunas ideas negativas en relación con una supuesta “mercantilización” de la universidad, algunas relacionadas con la explotación de los estudiantes a través de las prácticas en empresas, o prácticas externas, sobre las cuales se reflexiona en este artículo. ¿Qué hemos aprendido tras las ya casi tres décadas transcurridas desde la promulgación del decreto del año 81 que autorizaba este tipo de prácticas? Esencialmente, que pueden ser un excelente mecanismo de formación, con aportaciones genuinas, y que mejoran notablemente la empleabilidad de los estudiantes y su consiguiente inserción laboral. Pero para que estos beneficios puedan obtenerse es necesario hacer una buena práctica de las prácticas. La traducción de la filosofía de Bolonia al caso concreto del sistema universitario español debe suponer un claro avance en este tema fundamentalmente por dos motivos: el primero es que ahora se invita a implantar unas prácticas con reconocimiento académico pleno, con duración suficiente y con una ubicación temporal adecuada; el segundo, el énfasis que ahora se va a poner en el diseño de sistemas de garantía de calidad paralelos a los propios planes. Cada universidad o centro habrá de dotarse de una estructura organizativa específica y suficientemente dimensionada para la gestión y control de esta actividad formativa. Otras múltiples instancias habrán de implicarse igualmente en el correcto desarrollo de las prácticas, cada una en el ámbito de sus competencias (ministerios directamente afectados, Comunidades Autónomas, agentes sociales, etc.). Se concluye proponiendo posibles ideas y líneas de trabajo sobre diversos aspectos relacionados con este tema que sería conveniente abordar a corto y medio plazo.

 

Abstract

There are some arguments against the well-known “Bologna Plan” about a hypothetical “marketization” of the higher education. Some argue that students would be exploited by the companies through internship programs. This article is focussed in these programs. What have we learned during these three decades from the Decree of year 1981 that approved this kind of activities? Mainly they are an excellent mean for training with real incomes that improve the students’ employability. But, in order to obtain these benefits is compulsory to do a good practice of the internship. The translation of the Bologna philosophy to the Spanish higher education system must suppose a clear progression in this subject because of two reasons. In one hand there is an official academic recognition of internship with an enough duration and adequate localization. And in the other hand there is the warranty quality system designed for these plans. Every university might create the organizational structure specific and enough for the management of this learning activity. Other several structures must be involved for the right development of the internship, each according to its own competences (Ministry, Autonomous Communities, social agents, et cetera). The article concludes with some ideas proposed about several issues related to this subject that would be convenient to face on a short and middle terms.


Palabras clave


prácticas externas, prácticas en empresas, “plan Bolonia”, empleabilidad.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2016 Autor / BY-NC

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.