Gestión sostenible del agua y de los residuos en zonas urbanas

Ralf Otterpohl, Matthias Grottker, Jörg Lange
Texto completo: PDF

Resumen


El sistema habitual de alcantarillado y las estaciones de depuración aerobia de aguas residuales (EDAR), no deberían considerarse como la única solución posible para el saneamiento. Los sistemas con separación en origen pueden evitar muchos problemas de la tecnología empleada en el vertido, al tener en cuenta las diferentes calidades de las aguas residuales y darles un tratamiento adecuado para su reutilización.

Las diferentes calidades de los residuos y de las aguas residuales en los asentamientos humanos, y la tecnología apropiada para su tratamiento pueden ser:

  1. heces poco diluidas con o sin orina y residuos biológicos: compostaje o digestor anaerobio (fermentación),
  2. aguas grises: planta aerobia con filtro biológico,
  3. agua de lluvia: tratamiento y filtración,
  4. residuos no biodegradables: reutilización como materia prima.
Con el fin de llevar a cabo la gestión de recursos, el material que procede de la agricultura debería retornar al suelo como fertilizante. A esto se añade, y es de gran importancia, la materia orgánica. Ésta contribuye al mantenimiento o la formación de la capa de humus y crea un depósito para el carbono cuando aumenta el contenido de éste en el suelo. También se ahorra energía: el tratamiento aerobio con nitrificación que requiere gran cantidad de energía, queda obsoleto; así como la producción de la correspondiente cantidad de fertilizante artificial.

Un proyecto piloto para un nuevo barrio de 300 habitantes en Lübeck, Alemania, demostrará la conveniencia de un nuevo sistema integral con sanitarios al vacío (en vez de los sanitarios con descarga de agua) y tuberías para la recolección de aguas negras. Este agua se mezclará con residuos biológicos triturados y alimentará a una planta semiseparativa de biogás que produce fertilizante líquido sin desecación. Las aguas grises se tratarán con sistemas descentralizados de filtro biológico. El agua de lluvia se recoge, se almacena y se filtra con un sistema de zanjas. De esta manera se pueden evitar en este asentamiento los costosos sistemas centralizados de alcantarillado. El consiguiente ahorro se emplea en la financiación de la infraestructura explicada anteriormente.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.